Sobrina puta de 23 años – Ayuda a Milton

Esta consulta la envía Milton que necesita un consejo sobre que hacer con esta situación que le ocurre con su sobrina puta de 23 años.

Por favor, deja tu comentario con tu opinión para que pueda verlo Milton.

 

Sobrina puta de 23 años

Lo que voy a escribir es algo que me esta ocurriendo y necesito algunos consejos.

Tengo 36 años estoy felizmente casado con una buena mujer del cual nacieron dos hermosos hijos, vivimos en la casa de mis suegros o en la parte que le dieron a mi esposa. También vive mi cuñada, la hermana de mi esposa, con su familia en la misma casa pero en la parte que le dieron mis suegros a ella.

Tiene dos hijas una de 17 y la otra de 23 con la cual empieza mi dilema. Ella es una joven bonita blancona con un cuerpito delicioso. Aunque no muy alta, tiene unos pechitos medianos. Ella en casa se viste con la ropa más lijera posible siempre mostrando sus bonitas piernas y su ombliguito.

Ella tiene su enamorado, un chico muy educado y amable. Pero hace un mes o un poco más, yo me encontraba solo en casa. Mi esposa fue a pagar las pensiones del colegio de mis hijos y ví también que salió mi cuñada con su esposo.

Me coloque una película en mi cuarto para pasar el momento. Estaba echado en mi cama. Tocaron la puerta de mi cuarto y cuando fui abrir pensando que mi esposa que se habia olvidado algo, era mi sobrina mayor. Me pregunto por mi esposa. Le dije que había salido y que tal vez tardaría un poco.

En eso le pregunte si nesecitaba algo. Me dijo que sí. Quería prestarse una bluza de mi esposa porque tenía que salir. Le dije que buscara en su ropero, que ahí estaba toda su ropa.

El ropero de mi esposa está a un costado de mi cama. Mi sobrina se acercó y empezo a buscar. Ella se había duchado recién y su cabello aun estaba mojado. Me acuerdo que estaba con una polerita suelta y un shorcito azul muy cortito y se miraba parte de sus nalguitas. También vi que estaba sin corpiño por que el agua que había chorreado de su cabello a su poleta hacia notar clarito sus pechitos. Me eche de nuevo en mi cama como si no hubiese notado nada.

Ella empezo a sacar varias bluzas. Yo le miraba de reojo sus bonitas piernas sin que ella lo notara. Luego me preguntó que con cual bluza se veía bien. Yo le dije que con cualquiera, que como era bonita le iba a quedar cualquiera. Ella sonrió y me dijo “ya pues tío, me los voy aprobar”.

Se saco su polera y como estaba sin corpiño me mostró sus pechitos sin tener nada de vergüenza. Yo me puse como tonto sin saber que hacer. Cuando se probaba las bluzas hacia unos movimientos sexis para preguntarme como le quedaba. Me levante de mi cama para disimular por que mi pene se me puso duro. La agarre de una de sus manos y la hice dar una vueltita para verla bien. Luego ella me abrazo de mi cuello y me sonrió.

No pude aguantar más. Con un poco de miedo me anime a besarla pero ella rápido respondió a mi beso. Y nos empezamos a besar. Metí mi mano bajo la bluza y empecé a acariciar sus pechos duritos. Ella estaba super exitada. Me desabrocho mi pantalon y metió su mano hacia mi pene para empezar a acariciarme. Decía “que rico pene, me encanta, quiero chupar” y otras palabras más.

Yo mamaba sus pechitos y me anime a meter mi mano bajo su short para acariciar su vagina. La tenía totalmente depiladita. Luego ella se agachó, me saco el pene, y me lo empezo a chupar. Yo también estaba exitado. La hice parar y la hice recostar en mi cama. Le saque su short y pude ver una vagina hermosa, super rosadita. La empese a lamer y a chupar. Aún tenía ese olorcito fuerte a jaboncillito. Ella me agarraba de mis cabellos para refregarme con su vagina.

Lugo me dijo que le metiera mi pene que quería sentirlo dentro de ella. La acomodé y la empecé a penetrar. Vi como blanqueaba sus ojos de placer. Se mordía los labios, me apretaba mis nalgas, y decía “que rico, cuanto e esperado este momento tío, me encanta tu pene, así se lo haces a mi tía?” y otras palabras más. Su vagina era angostita. Sentía cuando la penetraba que era muy apretadita. He debido aguantar unos cinco minutos, pero fueron los cinco minutos mas deliciosos.

Cuando estaba por terminar le pregunte si podía terminar dentro de ella. Me dijo que sí, que recién la habia terminado de bajar su regla y que no pasaba nada. Luego de eso me beso, se paro, se puso su short y su polerita y me dijo que guardara las bluzas de mi esposa para que no se diera cuenta de nada. Y que ya no nesecitaba ninguna bluza. Y salio sonriendo.

Todo era una escusa para estar conmigo y yo cai redondito en su juego. Ahora ella cuando me ve me manda besitos, o cuando pasa por mi lado me toca mi pene y me dice que quiere cojer otra vez conmigo.

Tengo miedo que mi esposa se de cuenta de sus coqueteos. La verdad yo también quiero volverla a coger. Ya no la miro con los mismos ojos de antes. Me está empezando a gustar.

No dejo de pensar en ese día que se me entregó. Y tengo miedo que por esa situación pueda destruir mi hogar. Por eso necesito algunos consejos de algunos que tal vez vivieron esta situación.

Gracias! Milton

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *